PLIEGO DE PRESCRIPCIONES TECNICAS GENERALES PARA OBRAS DE CARRETERAS Y PUENTES

 

(REDACCION VIGENTE DESDE LA ENTRADA EN VIGOR DE LA  O.M. de 31-07-1986, QUE INTRODUCE ESTE ARTICULO, HASTA LA ENTRADA EN VIGOR DE LA ORDEN CIRCULAR 10/2002.

ASIMISMO CONFORME SE SE�ALA EN UNA NOTA EN LA ORDEN FOM/891/2004, DADO QUE LA O.M. de 23-05-1989 DEROG� LA O.M. de 31-07-1986 SE PUEDE ENTENDER QUE DICHO ARTICULO EST� DEROGADO DESDE ENTONCES) 

NOTA DE WWW.CARRETERAS.ORG

517 HORMIGON MAGRO

(formato PDF)

1. DEFINICION

Se denomina hormig�n magro a una mezcla homog�nea de �ridos, agua y conglomerante, que se pone en obra de forma an�loga a un pavimento de hormig�n vibrado, aunque su contenido de cemento es bastante inferior al de �ste.

En la presente unidad de obra se seguir�n las prescripciones del art�culo 550 del pliego de prescripciones t�cnicas generales, completadas con las contenidas en el presente pliego de prescripciones t�cnicas particulares.

2. MATERIALES

2.1 Cemento.

No se exigir� limitaci�n al contenido de aluminato tric�lcico del �clinker�.

2.2 Arido fino.

No se exigir� porcentaje m�nimo de part�culas sil�ceas en el �rido fino.

2.3 Arido grueso.

El tama�o m�ximo del �rido grueso no deber� ser superior a cuarenta mil�metros (40 mm). Su coeficiente de desgaste Los Angeles, seg�n la Norma NLT 149/72, ser� inferior a treinta (30).

2.4 Productos film�genos de curado.

Se seguir�n las prescripciones del art�culo 285 del pliego de prescripciones t�cnicas generales.

El producto film�geno de curado deber� ser previamente aprobado por el Director de las obras. La dotaci�n se determinar� en la ejecuci�n del tramo de prueba y no deber� ser inferior a doscientos gramos por metro cuadrado (200 g/m2), salvo instrucciones contrarias del Director de las obras. Este podr�, adem�s, variar dicha dotaci�n si las circunstancias atmosf�ricas as� lo aconsejasen.

Con la frecuencia que indique el Director de las obras deber�n efectuarse los ensayos necesarios para garantizar la constancia de las propiedades del producto.

3. DOSIFICACION DEL HORMIGON MAGRO

Para establecer la dosificaci�n del hormig�n magro deber�n realizarse ensayos previos a la ejecuci�n.

La cantidad total de part�culas cernidas por el tamiz 160 �m UNE no deber� ser inferior a doscientos cincuenta kilogramos por metro c�bico (250 kg/m3) de hormig�n magro, incluy�ndose en dicha cantidad el cemento y las adiciones.

La dosificaci�n de cemento no deber� ser inferior a ciento cuarenta kilogramos por metro c�bico (140 kg/m3) de hormig�n magro. La relaci�n ponderal agua/cemento deber� estar comprendida entre setenta y cinco y ciento cincuenta cent�simas (0,75 a 1,50). No se exigir�n otras condiciones a la consistencia de hormig�n magro que las derivadas de la posibilidad de su puesto en obra con el equipo empleado.

Ser� obligatoria la utilizaci�n de un aireante, el cual deber� cumplir las mismas condiciones exigidas al que se utilice en el pavimento de hormig�n vibrado. Su dosificaci�n ser� tal, que el contenido de aire ocluido del hormig�n magro reci�n puesto en obra, seg�n la Norma UNE 7141, est� comprendido entre el cuatro y el seis por ciento (4 a 6%), en volumen.

La resistencia a compresi�n simple de probetas, seg�n la Normas UNE 7240 y 7242, no deber� ser inferior a 8 MPa (8 kp/cm2) a los siete (7) d�as, o bien a 12 MPa (120 kp/cm2) a los noventa (90) d�as. Las probetas se compactar�n por vibraci�n mediante picado de veinticinco (25) golpes por capa; en todo caso las obras ser�n tres (3).

4. ENSAYOS PREVIOS A LA EJECUCION

4.1 Ensayos previos en laboratorio.

Para cada dosificaci�n ensayada deber�n controlarse la resistencia a compresi�n simple a siete (7) d�as, y el contenido de aire ocluido.

Los ensayos de resistencia se llevar�n a cabo sobre probetas procedentes de cuatro (4) amasijos diferentes, confeccion�ndose series de dos (2) probetas por cada uno, seg�n la Norma UNE 7240. Dichas probetas se ensayar�n a compresi�n simple seg�n la Norma UNE 7242, obteni�ndose el valor medio de las roturas, el cual deber� superar a la resistencia m�nima especificada en el apartado 3 del presente pliego de prescripciones t�cnicas particulares con margen suficiente para que sea razonable esperar que, con la dispersi�n introducida por la puesta en obra, la resistencia media real sobrepase tambi�n la especificada.

Cada vez que se confeccione una serie de probetas se controlar� tambi�n el aire ocluido, seg�n la Norma UNE 7141.

4.2 Ensayos caracter�sticos en obra.

Estos ensayos ser�n preceptivos en todos los casos, para comprobar que los medios disponibles en obra permiten obtener un hormig�n magro de las caracter�sticas exigidas.

El asiento del hormig�n magro fresco, seg�n la Norma UNE 7103, deber� estar comprendido entre dos y seis cent�metros (2 a 6 cm).

Para cada dosificaci�n elegida a partir de los ensayos previos en laboratorio, se llevar�n a cabo ensayos de resistencia sobre probetas procedentes de seis (6) amasijos diferentes, confeccion�ndose series de dos (2) probetas por cada uno, seg�n la Norma 7240. Dichas probetas se ensayar�n a compresi�n simple, seg�n la Norma UNE 7242, obteni�ndose el valor medio de las roturas. Cada vez que se confeccione una serie de probetas se controlar� tambi�n el aire ocluido, seg�n la Norma UNE 7141.

Si la resistencia media no fuera inferior a la especificada y el contenido de aire ocluido estuviera en todos los ensayos dentro de los l�mites establecidos, se podr� proceder a la realizaci�n de un tramo de prueba con la dosificaci�n elegida. En caso contrario, se introducir�n los ajustes necesarios en la dosificaci�n hasta conseguir que se cumplan las exigencias del presente apartado.

5. EQUIPO NECESARIO PARA LA EJECUCION DE LAS OBRAS

Se utilizar� el mismo tipo de equipo utilizado para la construcci�n del pavimento de hormig�n vibrado.

El constructor podr� proponer la ejecuci�n de la obra con otro tipo de equipo, siempre que cumpla las prescripciones del art�culo 550 del pliego de prescripciones t�cnicas generales. En todo caso los equipos deber�n ser aprobados previa y espec�ficamente por el Director de las obras.

La producci�n de la central de fabricaci�n deber� garantizar que la extendedora no se detenga por falta de suministro.

6. TRAMOS DE PRUEBA

La ubicaci�n del tramo de ensayo deber� ser previamente aprobada por el Director de las obras. Su longitud no deber� ser inferior a cien metros (100 m).

7. EJECUCION DE LAS OBRAS

A la superficie del hormig�n magro no se dar� ning�n tipo de textura, procurando por el contrario que quede lo m�s lisa posible.

El curado se realizar� obligatoriamente con productos film�genos.

Solamente se realizar�n juntas de hormigonado, tanto longitudinales como transversales, estas �ltimas se dispondr�n perpendiculares al eje de la calzada.

No se sellar� junta alguna.

8. CONTROL DE LA RESISTENCIA DEL HORMIGON MAGRO EN OBRA

Cada d�a de hormigonado se determinar� la resistencia de dos (2) amasijos diferentes, por el valor medio de la resistencia a compresi�n simple de dos (2) probetas confeccionadas con arreglo a lo prescrito en el apartado 3 del presente pliego de prescripciones t�cnicas particulares.

9. TOLERANCIAS DE LA SUPERFICIE ACABADA

La regularidad superficial de cada lote de hormig�n magro se controlar� dentro de las veinticuatro horas (24 h) siguientes a su ejecuci�n.

La superficie acabada no deber� rebasar a la te�rica en ning�n punto, ni quedar por debajo de la misma en m�s de treinta mil�metros (30 mm). Asimismo, no deber� variar en m�s de cinco mil�metros (5 mm) cuando se compruebe con una regla de tres metros (3 m), aplicada tanto paralela como normalmente al eje de la carretera.

Las zonas en las que no se cumplan las tolerancias establecidas o que retengan agua su superficie, deber�n corregirse con arreglo a lo siguiente:

Los puntos altos se eliminar�n por fresado.

No se permitir� en ning�n caso el recrecimiento en capa delgada. Si la superficie del hormig�n magro quedase por bajo de la te�rica en m�s de la tolerancia establecida, se adoptar� una de las dos siguientes soluciones, seg�n las instrucciones del Director de las obras:

Incremento del espesor del pavimento de hormig�n vibrado.

Reconstrucci�n de la zona afectada.

10. MEDICION Y ABONO

El hormig�n magro se abonar� por metros c�bicos (m3) realmente construidos, medidos con arreglo a las secciones-tipo que figuran en los planos.

A la pagina inicial del PG-3 A la pagina inicial de WWW.CARRETERAS:ORG