PLIEGO DE PRESCRIPCIONES TECNICAS GENERALES PARA OBRAS DE CARRETERAS Y PUENTES

 

(REDACCION VIGENTE DESDE LA ENTRADA EN VIGOR DE LA ORDEN FOM/891/2004 (incluye CORRECCION DE ERRATAS) HASTA LA APROBACIÓN DE LA O.C. 29/2011 QUE LO DEJA SIN APLICACIÓN)

540 LECHADAS BITUMINOSAS

(formato PDF)

540.1 DEFINICION

Las lechadas bituminosas para su empleo en tratamientos superficiales de mejora de la textura superficial o sellado de pavimentos, son mezclas fabricadas a temperatura ambiente con un ligante hidrocarbonado (emulsi�n bituminosa), �ridos, agua y, eventualmente, polvo mineral de aportaci�n y adiciones, cuya consistencia es adecuada para su puesta en obra y pueden aplicarse en una o varias capas.

A efectos de aplicaci�n de este art�culo, el material definido en el p�rrafo anterior ser� empleado de acuerdo con lo especificado en la tabla 540.4 y el espesor en la puesta en obra no deber� sobrepasar el que corresponda con el tama�o m�ximo nominal del �rido.

Su ejecuci�n incluye las siguientes operaciones:

540.2 MATERIALES

Lo dispuesto en este art�culo se entender� sin perjuicio de lo establecido en el Real Decreto 1630/92 (modificado por el Real Decreto 1328/95), por el que se dictan disposiciones para la libre circulaci�n de productos de construcci�n, en aplicaci�n de la Directiva 89/106/CEE, y en particular, en lo referente a los procedimientos especiales de reconocimiento se estar� a lo establecido en su art�culo 9.

Se estar�, en todo caso, a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de almacenamiento y transporte de productos de la construcci�n.

540.2.1 Emulsiones bituminosas

El tipo de emulsi�n bituminosa a emplear vendr� fijado por el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares en funci�n de la zona t�rmica estival en que se encuentre y de la categor�a de tr�fico pesado, definidas en la Norma 6.1 IC de secciones de firme o en la Norma 6.3 IC de rehabilitaci�n de firmes, y, salvo justificaci�n en contrario, deber� estar incluido entre los que aparecen en la tabla 540.1.

TABLA 540.1 - TIPO DE EMULSI�N BITUMINOSA (Art�culos 213 y 216 de este Pliego) CATEGOR�A DE TR�FICO PESADO ZONA T�RMICA

ZONA TERMICA ESTIVAL CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T0, T1 y T2 T3, T4 y arcenes
C�LIDA ECL-2d-m, EAL-2d
ECL-2d, ECL-2-m
EAL-2d, ECL-2d
MEDIA EAL-2, ECL-2
TEMPLADA

 

Para las categor�as de tr�fico pesado T0 y T1 y en tramos de carretera con intensidades medias diarias de tr�fico superiores a diez mil veh�culos/d�a (IMD > 10 000), en todas las aplicaciones de lechadas bituminosas en capa �nica o en segunda capa deber� usarse emulsiones del tipo ECL-2d-m.

En el caso de utilizar emulsiones con adiciones no incluidas en los art�culos 213 � 216 de este Pliego, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras establecer� el tipo de adici�n y las especificaciones que deber�n cumplir las emulsiones bituminosas, su ligante residual y las lechadas bituminosas resultantes. La dosificaci�n y el modo de dispersi�n de la adici�n deber�n ser aprobados por el Director de las Obras.

En el caso de incorporaci�n de productos (fibras, materiales elastom�ricos, etc.) como modificadores de la reolog�a de la lechada bituminosa, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras determinar� su proporci�n, as� como la del ligante utilizado, de tal manera que se garantice un comportamiento en mezcla semejante al que se obtuviera de emplear un ligante bituminoso de los especificados en el art�culo 216 de este Pliego.

Seg�n lo dispuesto en el apartado 2.3.f) del Plan Nacional de neum�ticos fuera de uso, aprobado por Acuerdo de Consejo de Ministros, de 5 de octubre de 2001, en las obras en las que la utilizaci�n del producto resultante de la trituraci�n de los neum�ticos usados sea t�cnica y econ�micamente viable se dar� prioridad a estos materiales. Para ello las emulsiones bituminosas a emplear podr�n ser fabricadas con ligantes modificados por adici�n de polvo de neum�ticos usados.

540.2.2 �ridos.

540.2.2.1 Caracter�sticas generales

Los �ridos se producir�n o suministrar�n en fracciones granulom�tricas diferenciadas, las cuales se acopiar�n y manejar�n por separado. La combinaci�n de las distintas fracciones en las proporciones definidas en la f�rmula de trabajo se realizar� en el propio acopio empleando medios mec�nicos que aseguren la homogeneidad de la mezcla resultante. Los �ridos combinados se acopiar�n por separado tomando las precauciones necesarias para evitar segregaciones o contaminaciones hasta el momento de la carga en el equipo de fabricaci�n.

En cumplimiento del Acuerdo de Consejo de Ministros de 1 de junio de 2001 por el que se aprueba el Plan Nacional de Residuos de Construcci�n y Demolici�n 2001-2006, se podr�n emplear estos materiales siempre y cuando hayan sido tratados adecuadamente para satisfacer las especificaciones t�cnicas recogidas en este art�culo.

El equivalente de arena, seg�n la UNE-EN 933-8, del �rido obtenido combinando las distintas fracciones, seg�n las proporciones fijadas en la f�rmula de trabajo, y antes de la eventual incorporaci�n de polvo mineral de aportaci�n no deber� ser inferior a cuarenta (40) si la emulsi�n bituminosa empleada es ani�nica, o a sesenta (60) si es cati�nica. De no cumplirse esta condici�n, su valor de azul de metileno, seg�n la UNE-EN 933-9, deber� ser inferior a diez (10) y, simult�neamente, su equivalente de arena deber� ser superior a treinta (30), si la emulsi�n bituminosa empleada es ani�nica, o a cincuenta (50) si es cati�nica.

540.2.2.2 �rido grueso

540.2.2.2.1 Definici�n de �rido grueso

Se define como �rido grueso a la parte del conjunto de fracciones granulom�tricas retenida en el tamiz 2 mm de la UNE-EN 933-2.

540.2.2.2.2 Angulosidad del �rido grueso (part�culas trituradas)

El �rido grueso se obtendr� triturando piedra de cantera o grava natural.

La proporci�n m�nima de part�culas trituradas del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-5, no ser� inferior a cien (100) para las categor�as de tr�fico pesado T0, T1 y T2, ni a setenta y cinco (75) en los dem�s casos.

540.2.2.2.3 Forma del �rido grueso (�ndice de lajas)

El �ndice de lajas del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-3, ser� inferior a veinticinco (25) para las categor�as de tr�fico pesado T0, T1 y T2 y a treinta (30) para los dem�s casos.

540.2.2.2.4 Resistencia a la fragmentaci�n del �rido grueso (Coeficiente de Los �ngeles)

El coeficiente de Los �ngeles del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 1097-2, no deber� ser superior al fijado por la tabla 540.2.

TABLA 540.2 – VALOR M�XIMO DEL COEFICIENTE DE LOS �NGELES

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T0 y T1 T2, T3 y arcenes T4
20 25 30

 

Para las categor�as de tr�fico pesado T2 a T4, en arcenes, o cuando la lechada bituminosa tenga la finalidad exclusiva de sellar un pavimento, el valor m�ximo del coeficiente de Los �ngeles no deber� ser superior a treinta (30).

540.2.2.2.5 Resistencia al pulimento del �rido grueso (Coeficiente de pulimento acelerado)

El coeficiente de pulimento acelerado del �rido grueso, seg�n el anexo D de la UNE 146130, no deber� ser inferior a cincuenta cent�simas (0,50) para las categor�as de tr�fico pesado T0, T1 y T2, y a cuarenta y cinco cent�simas (0,45) en los dem�s casos. Podr� utilizarse �rido grueso con coeficiente de pulimento acelerado no inferior a cuarenta cent�simas (0,40), en los siguientes supuestos:

540.2.2.2.6 Limpieza del �rido grueso (Contenido de impurezas)

El �rido grueso deber� estar exento de terrones de arcilla, materia vegetal, marga u otras materias extra�as.

540.2.2.3 �rido fino.

540.2.2.3.1 Definici�n de �rido fino

Se define como �rido fino a la parte del conjunto de fracciones granulom�tricas cernida por el tamiz 2 mm, de la UNE-EN 933-2, y retenida por el tamiz 0,063 mm, de la UNE-EN 933-2.

540.2.2.3.2 Procedencia del �rido fino

El �rido fino deber� proceder de la trituraci�n de piedra de cantera o grava natural en su totalidad, o en parte de yacimientos naturales.

nicamente para categor�as de tr�fico pesado T3 y T4, podr� emplearse arena natural, no triturada, y en ese caso, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras, deber� se�alar la proporci�n m�xima de arena natural, no triturada, a emplear en la mezcla, la cual no ser� superior al veinte por ciento (20%) de la masa total del �rido combinado, sin que supere, en ning�n caso, el porcentaje de �rido fino triturado empleado en la mezcla.

540.2.2.3.3 Limpieza del �rido fino

El �rido fino deber� estar exento de terrones de arcilla, materia vegetal, marga u otras materias extra�as.

540.2.2.3.4 Resistencia a la fragmentaci�n del �rido fino

El �rido fino ser� de la misma naturaleza que el �rido grueso y deber� cumplir las condiciones exigidas en el apartado 540.2.2.2.4 sobre coeficiente de Los �ngeles y coeficiente de pulimento acelerado.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, podr� autorizar el empleo de �rido fino de otra naturaleza que mejore alguna caracter�stica, en especial la adhesividad, pero en cualquier caso proceder� de un �rido con coeficiente de Los �ngeles inferior a veinticinco (25) y coeficiente de pulimento acelerado superior a cuarenta y cinco cent�simas (0,45) para las categor�as de tr�fico pesado T0 a T2 y a cuarenta cent�simas (0,40) en los dem�s casos.

Las arenas naturales deber�n estar constituidas por part�culas estables y resistentes.

540.2.2.4 Polvo mineral.

540.2.2.4.1 Definici�n del polvo mineral

Se define como polvo mineral a la parte del conjunto de fracciones granulom�tricas (�rido y productos minerales de aportaci�n) cernidas por el tamiz 0,063 mm de acuerdo con la UNE-EN 933-1.

540.2.2.4.2 Procedencia del polvo mineral

Podr� suplirse el polvo mineral incluido en el �rido grueso y fino con un producto comercial o especialmente preparado, cuya misi�n sea acelerar el proceso de rotura de la emulsi�n o activar la consecuci�n de la cohesi�n de la lechada bituminosa.

Las proporciones y caracter�sticas de esta aportaci�n se fijar�n en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, por el Director de las Obras.

540.2.2.4.3 Finura y actividad del polvo mineral

La densidad aparente del polvo mineral, seg�n la NLT-176, deber� estar comprendida entre cinco y once d�cimas de gramo por cent�metro c�bico (0,5 a 1,1 g/cm3).

540.2.3 Agua

El agua deber� cumplir las prescripciones del art�culo 280 de este Pliego.

540.3 TIPO, COMPOSICION Y DOTACION DE LAS LECHADAS BITUMINOSAS

La granulometr�a del �rido obtenido combinando las distintas fracciones de los �ridos (incluido el polvo mineral), seg�n el tipo de lechada bituminosa, deber� estar comprendida dentro de alguno de los husos fijados en la tabla 540.3. El an�lisis granulom�trico se har� seg�n la UNE-EN 933-1.

TABLA 540.3 - HUSOS GRANULOM�TRICOS PARA LECHADAS BITUMINOSAS. Cernido acumulado (% en masa)

TIPO DE
LECHADA
ABERTURA DE LOS TAMICES UNE-EN 933-2 (mm)
12,5 10 8 6,3 4, 2, 1 0,500 0,250 0,125 0,063
LB-1 100 85-98 77-92 - 55-74 35-55 25-41 15-30 9-20 5-12 3-7
LB-2 - - 100 80-95 60-84 40-64 25-45 15-31 10-22 6-14 5-9
LB-3 - - - 100 75-90 55-75 40-60 25-45 15-30 8-20 6-12
LB-4 - - - - 100 77-92 53-74 35-56 20-40 12-26 10-18

 

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� el tipo, la composici�n, la dotaci�n media y m�nima de la lechada bituminosa y el n�mero de capas de su aplicaci�n que deber�n cumplir lo especificado en la tabla 540.4.

TABLA 540.4 – COMPOSICI�N, DOTACI�N Y CAMPO DE APLICACI�N DE LOS DISTINTOS TIPOS DE LECHADAS BITUMINOSAS

CARACTERISTICA TIPO DE LECHADA
LB1 LB2 LB3 LB4
DOTACION MEDIA (kg/m2) 14-18 11-14 8-11 5-8
CAPA EN QUE SE APLICA (*) 2� o �nica   cualquiera 1� o �nica
BETUN RESIDUAL (**)
(% en masa del �rido)
5-6,5 5,5-9 6-10 9-12
CAMPO DE APLICACION T0 a T2 y
T3 Y T4 (en v�as de servicio)
  T2 a T4, arcenes
de T0 a T2 y 1� capa
Arcenes de T3 y T4,
sellado y 1� capa

(*) Cuando la superficie a tratar fuera de textura fina y lisa, y no fuera posible, o aconsejable, mejorarla mediante un fresado de peque�o espesor, para permitir una mejor adherencia al pavimento, ser� preceptivo aplicar al menos dos (2) capas, la primera ser� tipo LB3 (categor�as de tr�fico pesado T0 a T2), o LB4 (resto de categor�as de tr�fico pesado).

(**) Se tendr�n en cuenta las correcciones por peso espec�fico y absorci�n de los �ridos, si son necesarias.

540.4 EQUIPO NECESARIO PARA LA EJECUCION DE LAS OBRAS

Se estar�, en todo caso, a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de transporte en lo referente a los equipos empleados en la ejecuci�n de las obras.

540.4.1 Equipo de fabricaci�n y extensi�n

La lechada bituminosa se fabricar� en mezcladoras m�viles autopropulsadas que simult�neamente realizar�n la extensi�n. El equipo dispondr� de los elementos para realizar o facilitar la carga de todos los materiales (�ridos, emulsi�n, adiciones, etc.), as� como de la capacidad de carga necesaria para realizar aplicaciones en continuo de m�s de quinientos metros (500 m).

El mezclador ser� de tipo continuo, y los tanques y tolvas de los distintos materiales deber�n tener su salida sincronizada con �l, con los tarados y contrastes necesarios para lograr la composici�n correspondiente a la f�rmula de trabajo. Del mezclador pasar� la lechada bituminosa a la caja repartidora a trav�s de una compuerta regulable, provista del n�mero de salidas necesario para distribuir uniformemente la lechada bituminosa en la caja repartidora.

La extensi�n de la lechada bituminosa se realizar� por medio de una caja repartidora o rastra, remolcada sobre la superficie a tratar, generalmente por el equipo que lleva la mezcladora.

Dicha rastra ser� met�lica, de anchura regulable, y deber� estar dotada de dispositivos de cierre laterales y de una maestra final de goma, regulable en altura, la cual deber� ser renovada cuantas veces resulte preciso. Tambi�n deber� llevar en su interior un dispositivo que reparta uniformemente la lechada bituminosa ante la maestra.

540.5 EJECUCION DE LAS OBRAS

540.5.1 Estudio de la lechada bituminosa y obtenci�n de la f�rmula de trabajo

La fabricaci�n de la lechada bituminosa no deber� iniciarse hasta que se haya aprobado, en el laboratorio por el Director de las Obras, la correspondiente f�rmula de trabajo, y verificado en el tramo de prueba correspondiente.

Dicha f�rmula se�alar�:

El contenido de emulsi�n bituminosa y, en su caso, de las adiciones deber�n fijarse en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares a la vista de los materiales a emplear, siguiendo los criterios marcados por la tabla 540.5 en funci�n de los resultados de ensayos de consistencia, de abrasi�n y del cohesi�metro, seg�n las NLT-317, NLT-320 y NLT-323, respectivamente.

TABLA 540.5 - CRITERIOS DE DOSIFICACI�N DE LECHADAS BITUMINOSAS

ENSAYO CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T0 y T1 T2 T3 y arcenes T4 (*)
CONSISTENCIA (NLT-317) (cm) 0 a 2
PERDIDA MAXIMA EN ABRASION POR VIA HUMEDA (NLT-320) (g/m2) 450 550 650 750
PAR DE TORSION MINIMO, a los 60 minutos (NLT-323) (kg�cm) 20 - -

(*)Tambi�n en arcenes, o cuando la lechada bituminosa tenga la finalidad exclusiva de sellar un pavimento.

La f�rmula de trabajo de la lechada bituminosa deber� asegurar el cumplimiento de las caracter�sticas de la unidad terminada en lo referente a la macrotextura superficial y a la resistencia al deslizamiento, seg�n lo indicado en el apartado 540.7.

Podr� mejorarse la adhesividad entre el �rido y la emulsi�n bituminosa mediante activantes o cualquier otro producto sancionado por la experiencia. En tales casos el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras establecer� las condiciones que tendr�n que cumplir dichas adiciones y las lechadas bituminosas resultantes.

Si la marcha de las obras lo aconseja, el Director de las Obras podr� ordenar que se corrija la f�rmula de trabajo, justific�ndolo debidamente con un nuevo estudio y los ensayos oportunos. Se estudiar� y aprobar� otra f�rmula de trabajo en el caso de que var�e la procedencia de alguno de los componentes de la lechada bituminosa.

540.5.2 Preparaci�n de la superficie existente

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares podr� prever la ejecuci�n de riegos de imprimaci�n o adherencia, seg�n los art�culos 530 y 531 de este Pliego, previamente a la lechada bituminosa. Su objeto ser� permitir una correcta adherencia de la lechada bituminosa a la superficie subyacente, si �sta fuera granular en el primer caso, o bituminosa o de hormig�n en el segundo.

Inmediatamente antes de proceder a la aplicaci�n de la lechada bituminosa se limpiar� la superficie a tratar de polvo, suciedad, barro, materias sueltas o perjudiciales. Para ello se utilizar�n barredoras mec�nicas o aire a presi�n; en los lugares inaccesibles a estos equipos se podr�n emplear escobas de mano. Se cuidar� especialmente de limpiar los bordes de la zona a tratar.

Si la superficie fuera un pavimento bituminoso, se eliminar�n los excesos de ligante hidrocarbonado que pudiera haber mediante fresado, y se reparar�n los desperfectos que pudieran impedir una correcta adherencia de la lechada bituminosa.

El Director de las Obras podr� autorizar, si lo estima conveniente, la humectaci�n de la superficie a tratar inmediatamente antes de la aplicaci�n de la lechada bituminosa, con la dotaci�n de agua fijada por aqu�l, repartida de manera uniforme.

540.5.3 Aprovisionamiento de �ridos

Los �ridos se suministrar�n fraccionados ; cada fracci�n ser� suficientemente homog�nea, y deber� poderse acopiar y manejar sin peligro de segregaci�n, observ�ndose las precauciones que se detallan a continuaci�n.

Cada fracci�n del �rido se acopiar� separada de las dem�s, debiendo evitar intercontaminaciones. Si los acopios se disponen sobre el terreno natural, no se utilizar�n los quince cent�metros (15 cm) inferiores de los mismos. Las cargas del material se colocar�n adyacentes, tomando las medidas oportunas para evitar su segregaci�n o contaminaci�n.

Cuando se detecten anomal�as en el suministro de los �ridos, se acopiar�n por separado hasta confirmar su aceptabilidad. Esta misma medida se aplicar� cuando se autorice el cambio de procedencia de un �rido.

El volumen m�nimo de acopio de �ridos antes de iniciar la fabricaci�n de la lechada bituminosa vendr� fijado en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares y, salvo justificaci�n en contrario, no deber� ser inferior al cincuenta por ciento (50%) del total de la obra o al correspondiente a un mes de trabajo.

En caso de que el Director de las Obras lo juzgue necesario, los �ridos se humectar�n convenientemente antes de su empleo.

540.5.4 Fabricaci�n de la lechada bituminosa

Las proporciones de los componentes de la lechada bituminosa se atendr�n a la f�rmula de trabajo aprobada.

La incorporaci�n de los materiales se har� de manera que la envuelta de los �ridos por el ligante sea completa y homog�nea, mientras la lechada bituminosa permanezca en la mezcladora.

La lechada bituminosa fabricada deber� pasar a la caja repartidora de forma continua. El desnivel entre el vertedero del mezclador y la rastra deber� regularse, de forma que no se produzcan segregaciones.

Toda lechada bituminosa heterog�nea o que muestre una envuelta defectuosa de los �ridos por la emulsi�n bituminosa, ser� rechazada.

540.5.5 Extensi�n de la lechada bituminosa

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, establecer� la anchura extendida en cada aplicaci�n.

El avance de los equipos de extensi�n se har� paralelamente al eje de la v�a, con la velocidad conveniente para obtener la dotaci�n prevista y una textura uniforme.

Cuando se extienda la lechada bituminosa por franjas longitudinales, entre cada dos (2) contiguas deber� establecerse un solape de diez cent�metros (10 cm). En el caso de aplicaciones de segunda capa, los solapes de la primera y la segunda capa no deber�n coincidir para evitar una dotaci�n excesiva. Al finalizar la extensi�n de cada franja se realizar� una junta transversal de trabajo, de forma que quede recta y perpendicular al eje de la v�a.

Con lechadas bituminosas, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras podr� prever el empleo de compactadores de neum�ticos.

540.6 TRAMO DE PRUEBA

Antes de iniciarse la puesta en obra de la lechada bituminosa ser� preceptiva la realizaci�n del correspondiente tramo de prueba, para comprobar la f�rmula de trabajo y la forma de actuaci�n del equipo.

El tramo de prueba tendr� una longitud no inferior a la definida en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares. El Director de las Obras determinar� si es aceptable su realizaci�n como parte integrante de la obra en construcci�n.

A la vista de los resultados obtenidos, el Director de las Obras definir�:

No se podr� proceder a la producci�n sin que el Director de las Obras haya autorizado el inicio, en las condiciones aceptadas despu�s del tramo de prueba.

540.7 ESPECIFICACIONES DE LA UNIDAD TERMINADA

La superficie de la capa deber� presentar una textura uniforme y exenta de segregaciones.

La macrotextura superficial, seg�n la NLT-335, y la resistencia al deslizamiento, seg�n la NLT-336, salvo justificaci�n en contrario, no deber�n ser inferiores a los valores indicados en la tabla 540.6.

TABLA 540.6 – MACROTEXTURA SUPERFICIAL (NLT-335) Y RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO (NLT-336) DE LOS DISTINTOS TIPOS DE LECHADAS BITUMINOSAS

CARACTERISTICA TIPO DE LECHADA
LB1 LB2 LB3 LB4
MACROTEXTURA SUPERFICIAL (*) Valor m�nimo (mm) 1,1 0,9 0,7 0,5
RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO (**) CRT m�nimo (%) 65 60 55

(*) Medida en los 15 d�as siguientes a la extensi�n de la lechada bituminosa.

(**) Medida una vez transcurridos dos meses de la aplicaci�n de la lechada bituminosa.

540.8 LIMITACIONES DE LA EJECUCION

La aplicaci�n de lechada bituminosa se llevar� a cabo s�lo cuando la temperatura ambiente sea superior a los diez grados Celsius (10�C), y no exista fundado temor de precipitaciones atmosf�ricas. Dicho l�mite se podr� rebajar por el Director de las Obras a cinco grados Celsius (5�C), si la temperatura ambiente tiende a aumentar.

Se evitar� todo tipo de circulaci�n sobre la lechada bituminosa mientras la emulsi�n no haya roto y la lechada bituminosa no haya adquirido la resistencia suficiente para resistir la acci�n de aqu�lla.

Cuando se prevea m�s de una (1) capa de lechada bituminosa se aplicar� la �ltima despu�s de haber sometido la anterior a la acci�n de la circulaci�n durante al menos un (1) d�a, y previo barrido del material desprendido.

540.9 CONTROL DE CALIDAD

540.9.1 Control de procedencia de los materiales

540.9.1.1 Control de procedencia de la emulsi�n bituminosa

La emulsi�n bituminosa deber� cumplir las especificaciones establecidas en el apartado 213.4 del art�culo 213 de este Pliego o 216.4 del art�culo 216 de este Pliego, seg�n el tipo de emulsi�n bituminosa a emplear.

540.9.1.2 Control de procedencia de los �ridos

Si con los �ridos se aportara certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones obligatorias de este art�culo o documento acreditativo de la homologaci�n de la marca, sello o distintivo de calidad del �rido, seg�n lo indicado en el apartado 540.12, los criterios descritos a continuaci�n para realizar el control de procedencia de los �ridos no ser�n de aplicaci�n obligatoria, sin perjuicio de las facultades que corresponden al Director de las Obras.

En el supuesto de no cumplirse las condiciones indicadas en el p�rrafo anterior, de cada procedencia del �rido y para cualquier volumen de producci�n previsto se tomar�n tres (3) muestras, seg�n la UNE-EN 932-1, y para cada una de ellas se determinar�:

El Director de las Obras podr� ordenar la repetici�n de estos ensayos con nuevas muestras, y la realizaci�n de los siguientes ensayos adicionales:

El Director de las Obras comprobar�, adem�s, la retirada de la eventual montera en la extracci�n de los �ridos, la exclusi�n de la misma de vetas no utilizables, y la adecuaci�n de los sistemas de trituraci�n y clasificaci�n.

540.9.2 Control de calidad de los materiales

540.9.2.1 Control de calidad de la emulsi�n bituminosa

La emulsi�n bituminosa deber� cumplir las especificaciones establecidas en el apartado 213.5 del art�culo 213 de este Pliego o 216.5 del art�culo 216 de este Pliego, seg�n el tipo de emulsi�n bituminosa a emplear.

540.9.2.2 Control de calidad de los �ridos

Con independencia de lo anteriormente establecido y cuando el Director de las Obras lo estime conveniente, se llevar�n a cabo las series de ensayos que considere necesarios para la comprobaci�n de las dem�s caracter�sticas rese�adas en este Pliego.

Las tolerancias admisibles, en m�s o en menos, respecto de la granulometr�a de la f�rmula de trabajo ser�n las siguientes, referidas a la masa total de �ridos (incluido el polvo mineral):

540.9.3 Control de ejecuci�n

Se considerar� como lote, que se aceptar� o rechazar� en bloque, al correspondiente a dos (2) cargas consecutivas de la mezcladora m�vil.

Las dotaciones de lechada bituminosa se comprobar�n dividiendo la masa total de los materiales utilizados, medido por diferencia de masa de la mezcladora antes y despu�s de la extensi�n, por la superficie realmente tratada, medida sobre el terreno. Para ello deber� disponerse de una b�scula contrastada.

El contenido medio de emulsi�n bituminosa se deducir� de ensayos de extracci�n, realizados seg�n la UNE-EN 12697-1 en puntos aleatoriamente elegidos, en n�mero no inferior a cinco (5), tomados a la salida del canal que alimenta la rastra repartidora.

Las tolerancias admisibles, en m�s o en menos, respecto de la dosificaci�n de ligante hidrocarbonado de la f�rmula de trabajo ser�n del tres por mil (� 0,3 %) en masa, del total de �ridos (incluido el polvo mineral), sin bajar del m�nimo especificado en el apartado 540.3, seg�n el tipo de lechada que se trate.

540.9.4 Control de recepci�n de la unidad terminada

Se realizar�n los ensayos siguientes, que deber�n cumplir lo establecido en la tabla 540.6:

540.10 CRITERIOS DE ACEPTACION O RECHAZO

540.10.1 Dotaci�n

La dotaci�n media de lechada bituminosa no deber� diferir de la prevista en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares.

Si la dotaci�n media de lechada bituminosa obtenida es inferior a la prevista en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, se proceder� de la siguiente manera:

La dotaci�n media de ligante residual no deber� diferir de la prevista en la f�rmula de trabajo en m�s de un punto porcentual (1%). No m�s de dos (2) individuos de la muestra ensayada podr�n presentar resultados individuales que difieran de la prescrita, en la citada f�rmula, en m�s de un punto porcentual y medio (1,5%).

540.10.2 Macrotextura superficial y resistencia al deslizamiento

El resultado medio del ensayo de la medida de la macrotextura superficial, seg�n la NLT-335, no deber� ser inferior al valor previsto en la tabla 540.6. No m�s de un (1) individuo de la muestra ensayada podr� presentar un resultado individual inferior a dicho valor en m�s del veinticinco por ciento (25%) del mismo.

Si el resultado medio del ensayo de la medida de la macrotextura superficial resulta inferior al valor previsto en la tabla 540.6, se proceder� de la siguiente manera:

El resultado medio del ensayo de la determinaci�n de la resistencia al deslizamiento, seg�n la NLT-336, no deber� ser inferior al valor previsto en la tabla 540.6. No m�s de un (1) individuo de la muestra ensayada podr� presentar un resultado individual inferior a dicho valor en m�s de cinco unidades (5).

Si el resultado medio del ensayo de determinaci�n de la resistencia al deslizamiento resulta inferior al valor previsto en la tabla 540.6, se proceder� de la siguiente manera:

540.11 MEDICION Y ABONO

Si el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares previera riegos de imprimaci�n, �stos se abonar�n seg�n lo previsto para ellos en el art�culo 530 de este Pliego.

La fabricaci�n y extensi�n de la lechada bituminosa se abonar� por toneladas (t), obtenidas como producto de la superficie realmente tratada, medida sobre el terreno con arreglo a la secci�n-tipo de los Planos, por la dotaci�n media deducida de los ensayos de control, exceptuando el agua de amasado. Este abono incluir� el de la preparaci�n de la superficie existente y el eventual del polvo mineral de aportaci�n.

La emulsi�n bituminosa empleada en lechadas bituminosas se abonar� por toneladas (t), deducidas aplicando a la medici�n de la lechada bituminosa abonable, la dotaci�n media de emulsi�n obtenida en los ensayos de control. Este abono incluir� el eventual de las adiciones.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares podr� establecer, tambi�n, el abono por unidad de superficie (m2), con la fijaci�n de unos umbrales de dotaciones, exceptuando el agua de amasado, de acuerdo con lo indicado en este art�culo.

540.12 ESPECIFICACIONES TECNICAS Y DISTINTIVOS DE CALIDAD

El cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias requeridas a los productos contemplados en este art�culo, se podr� acreditar por medio del correspondiente certificado que, cuando dichas especificaciones est�n establecidas exclusivamente por referencia a normas, podr� estar constituido por un certificado de conformidad a dichas normas.

Si los referidos productos disponen de una marca, sello o distintivo de calidad que asegure el cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo, se reconocer� como tal cuando dicho distintivo est� homologado por la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento.

El certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo podr� ser otorgado por las Administraciones P�blicas competentes en materia de carreteras, la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento (seg�n �mbito) o los Organismos espa�oles -p�blicos y privados autorizados para realizar tareas de certificaci�n o ensayos en el �mbito de los materiales, sistemas y procesos industriales, conforme al Real Decreto 2200/95, de 28 de diciembre.

NORMAS REFERIDAS EN ESTE ARTICULO
A la pagina inicial del PG-3 A la pagina inicial de WWW.CARRETERAS:ORG