PLIEGO DE PRESCRIPCIONES TECNICAS GENERALES PARA OBRAS DE CARRETERAS Y PUENTES
revisado.gif (1761 bytes)

 

(REDACCION VIGENTE DESDE LA ENTRADA EN VIGOR DE LA ORDEN FOM/891/2004 (CORRECCION DE ERRATAS) HASTA LA ENTRADA EN VIGOR DE LA O.C. 24/2008)  

543 MEZCLAS BITUMINOSAS DISCONTINUAS EN CALIENTE PARA CAPAS DE RODADURA

(formato PDF)

543.1 DEFINICION

Se define como mezcla bituminosa discontinua en caliente para capas de rodadura aqu�lla cuyos materiales son la combinaci�n de un ligante hidrocarbonado, �ridos que presentan una discontinuidad granulom�trica muy acentuada en los tamices inferiores del �rido grueso, polvo mineral y, eventualmente, aditivos, de manera que todas las part�culas del �rido queden recubiertas por una pel�cula homog�nea de ligante. Su proceso de fabricaci�n obliga a calentar el ligante y los �ridos (excepto, eventualmente, el polvo mineral de aportaci�n) y su puesta en obra debe realizarse a una temperatura muy superior a la ambiente.

A efectos de aplicaci�n de este art�culo, se distinguen dos tipos de mezclas (F y M) con dos husos granulom�tricos con tama�o m�ximo nominal de ocho y diez mil�metros (8 y 10 mm) cada uno. Con cada huso granulom�trico podr�n fabricarse mezclas bituminosas discontinuas en caliente, para capas de rodadura de dos y tres cent�metros (2 y 3 cm), respectivamente.

Su ejecuci�n comprender� las siguientes operaciones:

543.2 MATERIALES

Lo dispuesto en este art�culo se entender� sin perjuicio de lo establecido en el Real Decreto 1630/92 (modificado por el Real Decreto 1328/95), por el que se dictan disposiciones para la libre circulaci�n de productos de construcci�n, en aplicaci�n de la Directiva 89/106/CEE, y en particular, en lo referente a los procedimientos especiales de reconocimiento se estar� a lo establecido en su art�culo 9.

Independientemente de lo anterior, se estar�, en todo caso, a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de almacenamiento y transporte de productos de la construcci�n.

543.2.1 Ligante hidrocarbonado

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� el tipo de ligante hidrocarbonado a emplear, que ser� seleccionado, en funci�n de la categor�a de tr�fico pesado, definida en la Norma 6.1 IC de Secciones de firme o en la Norma 6.3 IC de Rehabilitaci�n de firmes, entre los que se indican en la tabla 543.1 y, salvo justificaci�n en contrario, deber� cumplir las especificaciones de los correspondientes art�culos de este Pliego.

TABLA 543.1 - TIPO DE LIGANTE HIDROCARBONADO A EMPLEAR
(Art�culos 211 y 215 de este Pliego)

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 y T0 T1 T2 a T4 y arcenes
BM-3c BM-3b
BM-3c
B60/70
B80/100

 

Los betunes de penetraci�n indicados en la tabla 543.1, cuyas especificaciones se recogen en el art�culo 211, podr�n ser sustitu�dos por betunes de penetraci�n que cumplan con los tipos, las especificaciones y las condiciones nacionales especiales de la norma europea UNE-EN 12591, seg�n se indica:

En el caso de utilizar betunes con adiciones no incluidos en los art�culos 211 � 215 de este Pliego, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras establecer� el tipo de adici�n y las especificaciones que deber�n cumplir, tanto el ligante como las mezclas bituminosas resultantes. La dosificaci�n y el modo de dispersi�n de la adici�n deber�n ser aprobados por el Director de las Obras.

En el caso de incorporaci�n de productos (fibras, materiales elastom�ricos, etc.) como modificadores de la reolog�a de la mezcla, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras determinar� su proporci�n, as� como la del ligante utilizado, de tal manera que se garantice un comportamiento en mezcla semejante al que se obtuviera de emplear un ligante bituminoso de los especificados en el art�culo 215 de este Pliego.

Seg�n lo dispuesto en el apartado 2.3.f) del Plan Nacional de neum�ticos fuera de uso, aprobado por Acuerdo de Consejo de Ministros, de 5 de octubre de 2001, en las obras en las que la utilizaci�n del producto resultante de la trituraci�n de los neum�ticos usados sea t�cnica y econ�micamente viable se dar� prioridad a estos materiales.

543.2.2 �ridos

543.2.2.1 Caracter�sticas generales

Los �ridos a emplear en las mezclas bituminosas discontinuas en caliente podr�n ser naturales o artificiales siempre que cumplan las especificaciones recogidas en este art�culo.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, podr� exigir propiedades o especificaciones adicionales cuando se vayan a emplear �ridos cuya naturaleza o procedencia as� lo requiriese.

Los �ridos se producir�n o suministrar�n en fracciones granulom�tricas diferenciadas, que se acopiar�n y manejar�n por separado hasta su introducci�n en las tolvas en fr�o.

Antes de pasar por el secador de la central de fabricaci�n, el equivalente de arena, seg�n la UNE-EN 933-8, del �rido obtenido combinando las distintas fracciones (incluido el polvo mineral), seg�n las proporciones fijadas por la f�rmula de trabajo, deber� ser superior a cincuenta (50). De no cumplirse esta condici�n, su valor de azul de metileno, seg�n la UNE-EN 933-9, deber� ser inferior a diez (10) y, simult�neamente, el equivalente de arena, seg�n la UNE-EN 933-8, deber� ser superior a cuarenta (40).

Los �ridos no ser�n susceptibles de ning�n tipo de meteorizaci�n o alteraci�n f�sico-qu�mica apreciable bajo las condiciones m�s desfavorables que, presumiblemente, puedan darse en la zona de empleo. Tampoco podr�n dar origen, con el agua, a disoluciones que puedan causar da�os a estructuras u otras capas del firme, o contaminar corrientes de agua.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras deber� fijar los ensayos para determinar la inalterabilidad del material. Si se considera conveniente, para caracterizar los componentes solubles de los �ridos de cualquier tipo, naturales o artificiales, que puedan ser lixiviados y que puedan significar un riesgo potencial para el medioambiente o para los elementos de construcci�n situados en sus proximidades se emplear� la NLT-326.

543.2.2.2 �rido grueso

543.2.2.2.1 Definici�n de �rido grueso

Se define como �rido grueso la parte del �rido total retenida en el tamiz 2 mm de la UNE-EN 933-2.

543.2.2.2.2 Angulosidad del �rido grueso (Part�culas trituradas)

La proporci�n de part�culas trituradas del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-5, deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.2.

TABLA 543.2 - PROPORCI�N DE PART�CULAS TRITURADAS DEL �RIDO GRUESO (% en masa)

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
100 75
543.2.2.2.3 Forma del �rido grueso (�ndice de lajas)

El �ndice de lajas de las distintas fracciones del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 933-3, deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.3.

TABLA 543.3 - �NDICE DE LAJAS DEL �RIDO GRUESO

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
20 25
543.2.2.2.4 Resistencia a la fragmentaci�n del �rido grueso (Coeficiente Los �ngeles)

El coeficiente de Los �ngeles del �rido grueso, seg�n la UNE-EN 1097-2, deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.4.

TABLA 543.4 - COEFICIENTE DE LOS �NGELES DEL �RIDO GRUESO

TIPO DE MEZCLA CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
F 20 25
M 15 25
543.2.2.2.5 Resistencia al pulimento del �rido grueso (Coeficiente de pulimento acelerado)

El coeficiente de pulimento acelerado del �rido grueso, seg�n el anexo D de la UNE 146130, deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.5.

TABLA 543.5 - COEFICIENTE DE PULIMENTO ACELERADO DEL �RIDO GRUESO

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 T0 a T2 T3, T4 y arcenes
0,55 0,50 0,45
543.2.2.2.6 Limpieza del �rido grueso (Contenido de impurezas)

El �rido grueso deber� estar exento de terrones de arcilla, materia vegetal, marga u otras materias extra�as que puedan afectar a la durabilidad de la capa.

El contenido de impurezas, seg�n el anexo C de la UNE 146130, del �rido grueso deber� ser inferior al cinco por mil (0,5%) ; en caso contrario, el Director de las Obras podr� exigir su limpieza por lavado, aspiraci�n u otros m�todos por �l aprobados y una nueva comprobaci�n.

543.2.2.3 �rido fino

543.2.2.3.1 Definici�n de �rido fino

Se define como �rido fino la parte del �rido total cernida por el tamiz 2 mm y retenida por el tamiz 0,063 mm de la UNE-EN 933-2.

543.2.2.3.2 Procedencia del �rido fino

El �rido fino deber� proceder de la trituraci�n de piedra de cantera o grava natural en su totalidad, o en parte de yacimientos naturales.

�nicamente en mezclas tipo F y para categor�as de tr�fico pesado T3, T4 y arcenes, podr� emplearse arena natural, no triturada, y en ese caso, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras, deber� se�alar la proporci�n m�xima de arena natural, no triturada, a emplear en la mezcla, la cual no ser� superior al diez por ciento (10%) de la masa total del �rido combinado y sin que supere el porcentaje de �rido fino triturado empleado en la mezcla.

543.2.2.3.3 Limpieza del �rido fino

El �rido fino deber� estar exento de terrones de arcilla, materia vegetal, marga u otras materias extra�as.

543.2.2.3.4 Resistencia a la fragmentaci�n del �rido fino

Cuando el material que se triture para obtener �rido fino sea de la misma naturaleza que el �rido grueso, deber� cumplir las condiciones exigidas en el apartado 543.2.2.2.4 sobre coeficiente de Los �ngeles.

Se podr� emplear �rido fino de otra naturaleza que mejore alguna caracter�stica, en especial la adhesividad, pero en cualquier caso proceder� de �rido grueso con coeficiente de Los �ngeles inferior a veinticinco (25).

543.2.2.4 Polvo mineral

543.2.2.4.1 Definici�n de polvo mineral

Se define como polvo mineral la parte del �rido total cernida por el tamiz 0,063 mm de la UNE-EN 933-2.

543.2.2.4.2 Procedencia del polvo mineral

El polvo mineral podr� proceder de los �ridos, separ�ndose de ellos por extracci�n en la central de fabricaci�n, o bien aportarse a la mezcla por separado de aquellos, como un producto comercial o especialmente preparado.

La proporci�n de polvo mineral de aportaci�n a emplear en la mezcla deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.6.

TABLA 543.6 - PROPORCI�N DE POLVO MINERAL DE APORTACI�N (% en masa del resto del polvo mineral, excluido el inevitablemente adherido a los �ridos)

CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
100 50

 

El polvo mineral que quede inevitablemente adherido a los �ridos, tras su paso por el secador, en ning�n caso podr� rebasar el dos por ciento (2%) de la masa de la mezcla. S�lo si se asegurase que el polvo mineral procedente de los �ridos cumple las condiciones exigidas al de aportaci�n, el Director de las Obras podr� modificar la proporci�n m�nima de �ste.

543.2.2.4.3 Finura y actividad del polvo mineral

La densidad aparente del polvo mineral, seg�n la NLT-176, deber� estar comprendida entre cinco y ocho decigramos por cent�metro c�bico (0,5 a 0,8 g/cm3).

543.2.3 Aditivos

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, o en su defecto el Director de las Obras, fijar� los aditivos que pueden utilizarse, estableciendo las especificaciones que tendr�n que cumplir tanto el aditivo como las mezclas bituminosas resultantes. El m�todo de incorporaci�n, que deber� asegurar una dosificaci�n y dispersi�n homog�neas del aditivo, ser� aprobado por el Director de las Obras.

543.3 TIPO Y COMPOSICION DE LA MEZCLA

La granulometr�a del �rido obtenido combinando las distintas fracciones de los �ridos (incluido el polvo mineral), seg�n el tipo de mezcla, deber� estar comprendida dentro de alguno de los husos fijados en la tabla 543.7. El an�lisis granulom�trico se har� seg�n la UNE-EN 933-1.

TABLA 543.7 - HUSOS GRANULOM�TRICOS. CERNIDO ACUMULADO (% en masa)

TIPO DE MEZCLA ABERTURA DE LOS TAMICES (mm)
12,5 10 8 4 2 0,500 0,063
M8 - 100 75-97 14-27 11-22 8-16 5-7
M10 100 75-97 -
F8 - 100 75-97 23-38 18-32 11-23 7-9
F10 100 75-97 -

(*) La fracci�n del �rido que pasa por el tamiz 4 mm de la UNE-EN 933-2 y es retenida por el tamiz 2 mm de la UNE-EN 933-2, ser� inferior al ocho por ciento (8%).

Para carreteras con categor�a de tr�fico pesado T00 a T1 se emplear�n las mezclas bituminosas discontinuas en caliente tipo M.

El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� el tipo, composici�n y dotaci�n de la mezcla bituminosa discontinua en caliente que deber� cumplir lo indicado en la tabla 543.8.

TABLA 543.8 - TIPO, COMPOSICI�N Y DOTACI�N DE LA MEZCLA

CARACTERISTICA TIPO DE MEZCLA
M8 M10 F8 F10
DOTACION MEDIA DE MEZCLA (kg/m2) 35-50 55-70 40-55 65-80
DOTACION MINIMA (*) DE LIGANTE
(% en masa sobre el total del �rido seco, incluido el polvo mineral)
5 5,5
LIGANTE RESIDUAL EN
RIEGO DE ADHERENCIA (kg/m2)
Firme nuevo > 0,3 > 0,25
Firme antiguo > 0,4 > 0,35

(*) Incluidas las tolerancias especificadas en el apartado 543.9.3.1. Se tendr�n en cuenta las correcciones por peso espec�fico y absorci�n de los �ridos, si son necesarias.

Salvo justificaci�n en contrario, la relaci�n ponderal recomendable entre los contenidos de polvo mineral y ligante hidrocarbonado determinada en la f�rmula de trabajo, seg�n el tipo de mezcla, deber� estar comprendida en los siguientes intervalos:

543.4 EQUIPO NECESARIO PARA LA EJECUCION DE LAS OBRAS

Se estar�, en todo caso, a lo dispuesto en la legislaci�n vigente en materia ambiental, de seguridad y salud y de transporte en lo referente a los equipos empleados en la ejecuci�n de las obras.

543.4.1 Central de fabricaci�n

Las mezclas bituminosas discontinuas en caliente se fabricar�n mediante centrales de mezcla continua o discontinua, capaces de manejar, simult�neamente en fr�o, el n�mero de fracciones del �rido que exija la f�rmula de trabajo adoptada. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares especificar� la producci�n horaria m�nima de la central, en funci�n de las caracter�sticas de la obra.

El sistema de almacenamiento, calefacci�n y alimentaci�n del ligante hidrocarbonado deber� poder permitir su recirculaci�n y su calentamiento a la temperatura de empleo, de forma que se garantice que no se producen sobrecalentamientos localizados y que no se sobrepasan las temperaturas m�ximas admisibles de dicho producto. Todas las tuber�as, bombas, tanques, etc. deber�n estar provistas de calefactores o aislamientos. La descarga de retorno del ligante a los tanques de almacenamiento estar� siempre sumergida. Se dispondr�n term�metros, especialmente en la boca de salida al mezclador y en la entrada del tanque de almacenamiento. El sistema de circulaci�n deber� estar provisto de dispositivos para tomar muestras y para comprobar la calibraci�n del dosificador.

Las tolvas para �ridos en fr�o, deber�n tener paredes resistentes y estancas, as� como bocas de anchura suficiente para que su alimentaci�n se efect�e correctamente y cuya separaci�n sea efectiva para evitar intercontaminaciones; su n�mero m�nimo ser� funci�n del n�mero de fracciones de �rido que exija la f�rmula de trabajo adoptada, pero, en todo caso, no ser� inferior a tres (3). Estas tolvas deber�n asimismo estar provistas de dispositivos de dosificaci�n a su salida, que puedan ser mantenidos en cualquier ajuste.

En centrales de mezcla continua con tambor secador-mezclador, el sistema de dosificaci�n deber� ser ponderal, al menos para la arena y para el conjunto de los �ridos, y deber� tener en cuenta la humedad de �stos para corregir la dosificaci�n en funci�n de ella ; en los dem�s tipos de central el Director de las Obras podr� autorizar sistemas de dosificaci�n volum�trica de los �ridos en fr�o, siempre y cuando se compruebe la homogeneidad y uniformidad del producto elaborado.

La central deber� estar provista de un secador que permita calentar los �ridos a la temperatura fijada en la f�rmula de trabajo, extrayendo de ellos una proporci�n de polvo mineral tal que su dosificaci�n se ajuste a la f�rmula de trabajo. El sistema extractor deber� evitar la emisi�n de polvo mineral a la atm�sfera y el vertido de lodos a cauces, de acuerdo con la legislaci�n ambiental y de seguridad y salud vigente.

La central deber� tener sistemas separados de almacenamiento y dosificaci�n del polvo mineral recuperado y de aportaci�n, los cuales deber�n ser independientes de los correspondientes al resto de los �ridos y estar protegidos de la humedad.

Las centrales cuyo secador no sea a la vez mezclador, deber�n estar provistas de un sistema de clasificaci�n de los �ridos en caliente -de capacidad acorde con su producci�n- en un n�mero de fracciones no inferior a tres (3), y de silos para almacenarlas. Estos silos deber�n tener paredes resistentes, estancas y de altura suficiente para evitar intercontaminaciones, con un rebosadero para evitar que un exceso de contenido se vierta en los contiguos o afecte al funcionamiento del sistema de dosificaci�n. Un dispositivo de alarma, claramente perceptible por el operador, deber� avisarle cuando el nivel del silo baje del que proporcione el caudal calibrado. Cada silo permitir� tomar muestras de su contenido, y su compuerta de desag�e deber� ser estanca y de accionamiento r�pido. La central deber� estar provista de indicadores de la temperatura de los �ridos, con sensores a la salida del secador y, en su caso, en cada silo de �ridos en caliente.

Las centrales de mezcla discontinua deber�n estar provistas en cualquier circunstancia de dosificadores ponderales independientes: al menos uno (1) para los �ridos calientes, cuya precisi�n sea superior al medio por ciento (� 0,5%), y al menos uno (1) para el polvo mineral y uno (1) para el ligante hidrocarbonado, cuya precisi�n sea superior al tres por mil (� 0,3%).

El ligante hidrocarbonado se distribuir� uniformemente en el mezclador, y las v�lvulas que controlen su entrada no permitir�n fugas ni goteos. El sistema dosificador del ligante hidrocarbonado deber� poder calibrarse a la temperatura y presi�n de trabajo ; en centrales de mezcla continua, deber� estar sincronizado con la alimentaci�n de los �ridos y la del polvo mineral. En centrales de mezcla continua con tambor secador-mezclador, se garantizar� la difusi�n homog�nea del ligante hidrocarbonado y que �sta se realice de forma que no exista riesgo de contacto con la llama, ni someter al ligante a temperaturas inadecuadas.

Si se previera la incorporaci�n de aditivos a la mezcla, la central deber� poder dosificarlos con precisi�n suficiente, a juicio del Director de las Obras.

Si la central estuviera dotada de tolvas de almacenamiento de las mezclas fabricadas, sus capacidades deber�n garantizar el flujo normal de los elementos de transporte, as� como que en las cuarenta y ocho horas (48 h) siguientes a la fabricaci�n el material acopiado no ha perdido ninguna de sus caracter�sticas, en especial la homogeneidad del conjunto y las propiedades del ligante.

543.4.2 Elementos de transporte

Consistir�n en camiones de caja lisa y estanca, perfectamente limpia, y que se tratar�, para evitar que la mezcla bituminosa se adhiera a ella, con un producto cuya composici�n y dotaci�n deber�n ser aprobadas por el Director de las Obras.

La forma y altura de la caja deber� ser tal que, durante el vertido en la extendedora, el cami�n s�lo toque a �ste a trav�s de los rodillos provistos al efecto.

Los camiones deber�n estar siempre provistos de una lona o cobertor adecuado para proteger la mezcla bituminosa durante su transporte.

543.4.3 Extendedoras

Las extendedoras ser�n autopropulsadas y estar�n dotadas de los dispositivos necesarios para extender la mezcla bituminosa en caliente con la configuraci�n deseada y un m�nimo de precompactaci�n, que deber� ser fijado por el Director de las Obras. La capacidad de sus elementos, as� como su potencia, ser�n adecuadas al trabajo a realizar.

La extendedora deber� estar dotada de un dispositivo autom�tico de nivelaci�n, y de un elemento calefactor para la ejecuci�n de la junta longitudinal.

Para la extensi�n de mezclas bituminosas discontinuas en caliente, en obras de carreteras con intensidades medias diarias superiores a diez mil (10 000) veh�culos/d�a o cuando la extensi�n de la aplicaci�n sea superior a setenta mil metros cuadrados (70 000 m2), en las categor�as de tr�fico pesado T00 a T1, las extendedoras ir�n provistas de un sistema de riego de adherencia incorporado al mismo que garantice una dotaci�n, continua y uniforme.

Se comprobar�, en su caso, que los ajustes del enrasador y de la maestra se atienen a las tolerancias mec�nicas especificadas por el fabricante, y que dichos ajustes no han sido afectados por el desgaste, u otras causas.

La anchura extendida y compactada ser� siempre igual o superior a la te�rica, y comprender� las anchuras te�ricas de la calzada o arcenes m�s los sobreanchos m�nimos fijados en los Planos. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares fijar� las anchuras m�xima y m�nima de la extensi�n y la situaci�n de las juntas longitudinales necesarias. Si a la extendedora se pueden acoplar elementos para aumentar su anchura, �stos deber�n quedar perfectamente alineados con los de aquel y conseguir una mezcla continua y uniforme.

543.4.4 Equipo de compactaci�n

Se utilizar�n preferentemente compactadores de rodillos met�licos que deber�n ser autopropulsados, tener inversores de sentido de marcha de acci�n suave, y estar dotados de dispositivos para la limpieza de sus llantas durante la compactaci�n y para mantenerlos h�medos en caso necesario. Las llantas met�licas de los compactadores no presentar�n surcos ni irregularidades en ellas.

Las presiones de contacto, est�ticas o din�micas, de los compactadores ser�n aprobadas por el Director de las Obras, y deber�n ser las necesarias para conseguir una compacidad adecuada y homog�nea de la mezcla en todo su espesor, sin producir roturas del �rido, ni arrollamientos de la mezcla a la temperatura de compactaci�n.

En zonas poco accesibles para los compactadores se podr�n utilizar planchas o rodillos vibrantes de caracter�sticas apropiadas para lograr en dichas zonas una terminaci�n superficial y compacidad semejante al resto de la obra.

543.5 EJECUCION DE LAS OBRAS

543.5.1 Estudio de la mezcla y obtenci�n de la f�rmula de trabajo

La fabricaci�n y puesta en obra de la mezcla no se iniciar� hasta que se haya aprobado por el Director de las Obras la correspondiente f�rmula de trabajo, estudiada en el laboratorio y verificada en la central de fabricaci�n.

Dicha f�rmula fijar� como m�nimo las siguientes caracter�sticas:

Tambi�n se se�alar�n:

En el caso de mezclas bituminosas discontinuas tipo F, se seguir�n los criterios siguientes:

El an�lisis de huecos y la estabilidad empleando el m�todo Marshall, seg�n la NLT-159, aplicando cincuenta (50) golpes por cara para la com pactaci�n de las probetas, cumplir�n los valores m�nimos fijados en la tabla 543.9.

La velocidad de deformaci�n en el intervalo de ciento cinco a ciento veinte minutos (105 a 120 min), en el ensayo de resistencia a las deformaciones pl�sticas mediante la pista de ensayo en laboratorio, seg�n la NLT-173, deber� cumplir, en funci�n de la zona t�rmica estival en que se encuentre y de la categor�a de tr�fico pesado, definidas en la Norma 6.1 IC de secciones de firme o en la Norma 6.3 IC de rehabilitaci�n de firmes, lo fijado en la tabla 543.10. Las probetas para este ensayo tendr�n un espesor aproximadamente igual al cu�druple del tama�o m�ximo nominal del �rido.

TABLA 543.9 - CRITERIOS DE DOSIFICACI�N DE MEZCLAS TIPO F CON EL ENSAYO MARSHALL

CARACTERISTICA VALOR
N� de golpes por cara 50
Estabilidad (kN) > 7,5
Huecos en mezcla (%) > 4

 

TABLA 543.10 - M�XIMA VELOCIDAD DE DEFORMACI�N (mm/min) EN EL INTERVALO DE 105 A 120 MINUTOS (NLT-173)

ZONA TERMICA ESTIVAL CATEGORIA DE TRAFICO PESADO
T00 a T2 T3, T4 y arcenes
CALIDA 12 15
MEDIA 12 15
TEMPLADA 15 -

 

En el caso de las mezclas bituminosas discontinuas tipo M el an�lisis de huecos y la p�rdida por abrasi�n en el ensayo c�ntabro, seg�n la NLT-352, cumplir�n los valores especificados en la tabla 543.11.

TABLA 543.11 - CRITERIOS DE DOSIFICACI�N DE MEZCLAS TIPO M CON EL ENSAYO C�NTABRO

CARACTERISTICA VALOR
N� de golpes por cara 50
P�rdida por abrasi�n en seco (%) 15
Huecos en mezcla (%) 12

 

Para las categor�as de tr�fico pesado T00, T0 y T1, se comprobar�, asimismo, la sensibilidad de las propiedades de la mezcla a variaciones de granulometr�a y dosificaci�n de ligante hidrocarbonado que no excedan de las admitidas en el apartado 543.9.3.

La temperatura de fabricaci�n de la mezcla deber� corresponder, en principio, a una viscosidad del ligante hidrocarbonado comprendida entre ciento cincuenta y ciento noventa centistokes (150 y 190 cSt). Deber� comprobarse que no se produce escurrimiento del ligante a esa temperatura.

En cualquier circunstancia se comprobar� la adhesividad �rido-ligante mediante la caracterizaci�n de la acci�n del agua. Para ello, en mezclas bituminosas discontinuas tipo F, la p�rdida de resistencia en el ensayo de inmersi�n-compresi�n, seg�n la NLT-162, no rebasar� el veinticinco por ciento (25%) y, en mezclas tipo M, la p�rdida por abrasi�n en el ensayo c�ntabro, seg�n la NLT-352, tras ser sometidas a un proceso de inmersi�n en agua durante un (1) d�a a sesenta grados Celsius (60� C), no rebasar� el veinticinco por ciento (25%).

Se podr� mejorar la adhesividad entre el �rido y el ligante hidrocarbonado mediante activantes o cualquier otro producto sancionado por la experiencia. En tales casos, el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras establecer� las especificaciones que tendr�n que cumplir dichos aditivos y las mezclas resultantes.

La f�rmula de trabajo de la mezcla bituminosa discontinua en caliente deber� asegurar el cumplimiento de las caracter�sticas de la unidad terminada en lo referente a la macrotextura superficial y a la resistencia al deslizamiento, seg�n lo indicado en el apartado 543.7.4.

Si la marcha de las obras lo aconseja, el Director de las Obras podr� exigir la correcci�n de la f�rmula de trabajo, que se justificar� mediante ensayos. Se estudiar� y aprobar� una nueva f�rmula de trabajo si var�a la procedencia de alguno de los componentes, o si, durante la producci�n, se rebasan las tolerancias granulom�tricas establecidas en el apartado 543.9.3.1.

543.5.2 Preparaci�n de la superficie existente

Se comprobar�n la regularidad superficial y el estado de la superficie sobre la que se vaya a extender la mezcla bituminosa en caliente. El Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares o, en su defecto, el Director de las Obras indicar� las medidas encaminadas a restablecer una regularidad superficial aceptable antes de proceder a la extensi�n en la mezcla y, en su caso, a reparar las zonas con alg�n tipo de deterioro.

Sobre la superficie de asiento se ejecutar� un riego de adherencia, seg�n el art�culo 531 de este Pliego y las instrucciones adicionales que establezca el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, teniendo especial cuidado de que dicho riego no se degrade antes de la extensi�n de la mezcla.

543.5.3 Aprovisionamiento de �ridos

Los �ridos se producir�n o suministrar�n en fracciones granulom�tricas diferenciadas, que se acopiar�n y manejar�n por separado hasta su introducci�n en las tolvas en fr�o. Cada fracci�n ser� suficientemente homog�nea y se podr� acopiar y manejar sin peligro de segregaci�n. El n�mero m�nimo de fracciones ser� de tres (3).

Cada fracci�n del �rido se acopiar� separada de las dem�s para evitar intercontaminaciones. Si los acopios se disponen sobre el terreno natural no se utilizar�n sus quince cent�metros (15 cm) inferiores, a no ser que se pavimente aqu�l. Los acopios se construir�n por capas de espesor no superior a un metro y medio (1,5 m), y no por montones c�nicos. Las cargas del material se colocar�n adyacentes, tomando las medidas oportunas para evitar su segregaci�n.

Cuando se detecten anomal�as en la producci�n o suministro de los �ridos, se acopiar�n por separado hasta confirmar su aceptabilidad. Esta misma medida se aplicar� cuando est� pendiente de autorizaci�n el cambio de procedencia de un �rido.

En el caso de obras peque�as, con volumen total de �ridos inferior a cinco mil metros c�bicos (5.000 m3), antes de empezar la fabricaci�n deber� haberse acopiado la totalidad de los �ridos. En otro caso, el volumen m�nimo a exigir ser� el treinta por ciento (30%), o el correspondiente a un (1) mes de producci�n m�xima del equipo de fabricaci�n.

543.5.4 Fabricaci�n de la mezcla

La carga de cada una de las tolvas de �ridos en fr�o se realizar� de forma que su contenido est� siempre comprendido entre el cincuenta y el cien por cien (50 a 100%) de su capacidad, sin rebosar. En las operaciones de carga se tomar�n las precauciones necesarias para evitar segregaciones o contaminaciones.

Los dosificadores de �ridos en fr�o se regular�n de forma que se obtenga la granulometr�a de la f�rmula de trabajo ; su caudal se ajustar� a la producci�n prevista, debi�ndose mantener constante la alimentaci�n del secador.

El secador se regular� de forma que la combusti�n sea completa, lo que vendr� indicado por la ausencia de humo negro en el escape de la chimenea; la extracci�n por los colectores deber� regularse de forma que la cantidad y la granulometr�a del polvo mineral recuperado sean ambos uniformes.

En centrales cuyo secador no sea a la vez mezclador, los �ridos calentados y, en su caso, clasificados, se pesar�n y se transportar�n al mezclador. Si la alimentaci�n de �ste fuera discontinua, despu�s de haber introducido los �ridos y el polvo mineral se agregar� autom�ticamente el ligante hidrocarbonado para cada amasada, y se continuar� la operaci�n de mezcla durante el tiempo especificado en la f�rmula de trabajo.

En los mezcladores de las centrales que no sean de tambor secador-mezclador, se limitar� el volumen del material, en general hasta dos tercios (2/3) de la altura m�xima que alcancen las paletas, de forma que para los tiempos de mezclado establecidos en la f�rmula de trabajo se alcance una envuelta completa y uniforme.

A la descarga del mezclador todos los tama�os del �rido deber�n estar uniformemente distribuidos en la mezcla, y todas sus part�culas total y homog�neamente cubiertas de ligante. La temperatura de la mezcla al salir del mezclador no exceder� de la fijada en la f�rmula de trabajo.

En el caso de utilizar adiciones al ligante o a la mezcla, se cuidar� su correcta dosificaci�n, la distribuci�n homog�nea, as� como que no pierda las caracter�sticas previstas durante todo el proceso de fabricaci�n.

543.5.5 Transporte de la mezcla

La mezcla bituminosa en caliente se transportar� en camiones desde la central de fabricaci�n a la extendedora. Para evitar su enfriamiento superficial, deber� protegerse durante el transporte mediante lonas u otros cobertores adecuados. En el momento de descargarla en la extendedora, su temperatura no podr� ser inferior a la especificada en la f�rmula de trabajo.

543.5.6 Extensi�n de la mezcla

A menos que el Director de las Obras ordene otra cosa, la extensi�n comenzar� por el borde inferior, y se realizar� por franjas longitudinales. La anchura de estas franjas se fijar� de manera que se realice el menor n�mero de juntas posible y se consiga la mayor continuidad de la extensi�n, teniendo en cuenta la anchura de la secci�n, el eventual mantenimiento de la circulaci�n, las caracter�sticas de la extendedora y la producci�n de la central.

En obras sin mantenimiento de la circulaci�n, para las categor�as de tr�fico pesado T00 a T1 o con superficies a extender en calzada superiores a setenta mil metros cuadrados (70.000 m2), se realizar� la extensi�n a ancho completo, trabajando si fuera necesario con dos (2) o m�s extendedoras ligeramente desfasadas, evitando juntas longitudinales. En los dem�s casos, despu�s de haber extendido y compactado una franja, se extender� la siguiente mientras el borde de la primera se encuentre a�n caliente y en condiciones de ser compactado ; en caso contrario, se ejecutar� una junta longitudinal.

La mezcla bituminosa se extender� siempre en una sola tongada. La extendedora se regular� de forma que la superficie de la capa extendida resulte lisa y uniforme, sin segregaciones ni arrastres, y con un espesor tal que, una vez compactada, se ajuste a la rasante y secci�n transversal indicadas en los Planos del Proyecto, con las tolerancias establecidas en el apartado 543.7.2.

La extensi�n se realizar� con la mayor continuidad posible, ajustando la velocidad de la extendedora a la producci�n de la central de fabricaci�n, de modo que aqu�lla no se detenga. En caso de parada, se comprobar� que la temperatura de la mezcla que quede sin extender, en la tolva de la extendedora y debajo de �sta, no baja de la prescrita en la f�rmula de trabajo para el inicio de la compactaci�n ; de lo contrario, se ejecutar� una junta transversal.

Donde no resulte posible, a juicio del Director de las Obras, el empleo de m�quinas extendedoras, la puesta en obra de la mezcla bituminosa podr� realizarse por otros procedimientos aprobados por aqu�l. Para ello se descargar� fuera de la zona en que se vaya a extender, y se distribuir� en una capa uniforme y de un espesor tal que, una vez compactada, se ajuste a la rasante y secci�n transversal indicadas en los Planos del Proyecto, con las tolerancias establecidas en el apartado 543.7.2.

543.5.7 Compactaci�n de la mezcla

La compactaci�n se realizar� seg�n el plan aprobado por el Director de las Obras en funci�n de los resultados del tramo de prueba, aunque el n�mero de pasadas del compactador, sin vibraci�n, ser� siempre superior a seis (6) ; se deber� hacer a la mayor temperatura posible, sin rebasar la m�xima prescrita en la f�rmula de trabajo y sin que se produzca desplazamiento de la mezcla extendida, y se continuar�, mientras la temperatura de la mezcla no sea inferior a la m�nima prescrita en la f�rmula de trabajo y la mezcla se halle en condiciones de ser compactada, hasta que se cumpla el plan aprobado.

La compactaci�n se realizar� longitudinalmente, de manera continua y sistem�tica. Si la extensi�n de la mezcla bituminosa se realizara por franjas, al compactar una de ellas se ampliar� la zona de compactaci�n para que incluya al menos quince cent�metros (15 cm) de la anterior.

Los rodillos deber�n llevar su rueda motriz del lado m�s cercano a la extendedora ; los cambios de direcci�n se realizar�n sobre mezcla ya apisonada, y los cambios de sentido se efectuar�n con suavidad. Los elementos de compactaci�n deber�n estar siempre limpios y, si fuera preciso, h�medos.

543.5.8 Juntas transversales y longitudinales

Cuando con anterioridad a la extensi�n de la mezcla en capa de peque�o espesor se ejecute otra capa asf�ltica, se procurar� que las juntas transversales de la capa superpuesta guarden una separaci�n m�nima de cinco metros (5 m), y de quince cent�metros (15 cm) para las longitudinales.

Al extender franjas longitudinales contiguas, cuando la temperatura de la extendida en primer lugar no sea superior al m�nimo fijado en la f�rmula de trabajo para terminar la compactaci�n, el borde de esta franja se cortar� verticalmente, dejando al descubierto una superficie plana y vertical en todo su espesor. A continuaci�n, se calentar� la junta y se extender� la siguiente franja contra ella.

Las juntas transversales de la mezcla en capa de peque�o espesor se compactar�n transversalmente, disponiendo los apoyos precisos para el rodillo y se distanciar�n en m�s de cinco metros (5 m) las juntas transversales de franjas de extensi�n adyacentes.

543.6 TRAMO DE PRUEBA

Antes de iniciarse la puesta en obra de cada tipo de mezcla bituminosa en caliente, ser� preceptiva la realizaci�n del correspondiente tramo de prueba para comprobar la f�rmula de trabajo, la forma de actuaci�n del equipo y, especialmente, el plan de compactaci�n.

El tramo de prueba tendr� una longitud no inferior a la definida en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares y el Director de las Obras determinar� si es aceptable su realizaci�n como parte integrante de la obra en construcci�n.

Se tomar�n muestras de la mezcla bituminosa, que se ensayar�n para determinar su conformidad con las condiciones especificadas, y se extraer�n testigos. A la vista de los resultados obtenidos, el Director de las Obras decidir�:

Asimismo, durante la ejecuci�n del tramo de prueba se analizar� la correspondencia entre los m�todos de control de la dosificaci�n del ligante hidrocarbonado y de la densidad in situ establecidos en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, y otros m�todos r�pidos de control. Tambi�n se estudiar�n el equipo y el m�todo de realizaci�n de juntas, as� como la relaci�n entre la dotaci�n media de mezcla y el espesor de la capa aplicada con la que se alcance una densidad superior a la especificada en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares.

En el caso de mezclas tipo M con espesor superior a dos cent�metros y medio (2,5 cm), se analizar�, adem�s, la correspondencia entre el contenido de huecos en mezcla y la permeabilidad de la capa seg�n la NLT-327.

543.7 ESPECIFICACIONES DE LA UNIDAD TERMINADA

543.7.1 Densidad

En el caso de mezclas tipo F, la densidad alcanzada deber� ser superior al noventa y ocho por ciento (98%) de la densidad Marshall obtenida, seg�n los criterios especificados en la tabla 543.9.

En el caso de mezclas tipo M, con espesores iguales o superiores a dos cent�metros y medio (2,5 cm), el porcentaje de huecos en mezcla no podr� diferir en m�s de dos (� 2) puntos porcentuales del obtenido en la f�rmula de trabajo.

Como forma simplificada de determinar la compacidad alcanzada en la unidad de obra terminada, se podr� utilizar la relaci�n obtenida en el preceptivo tramo de ensayo entre la dotaci�n media de mezcla y el espesor de la capa.

543.7.2 Espesor y anchura

El espesor de la capa no deber� ser inferior, en ning�n punto, al cien por cien (100%) del previsto en la secci�n-tipo de los Planos de Proyecto, o en su defecto al que resulte de la aplicaci�n de la dotaci�n media de mezcla que figure en el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares, con las salvedades indicadas en el apartado 543.10.2.

En todos los semiperfiles se comprobar� la anchura de extensi�n, que en ning�n caso ser� inferior a la te�rica deducida de la secci�n-tipo de los Planos de Proyecto.

543.7.3 Regularidad superficial

El �ndice de Regularidad Internacional (IRI), seg�n la NLT-330, deber� cumplir lo fijado en la tabla 543.12 o 543.13.

TABLA 543.12 - �NDICE DE REGULARIDAD INTERNACIONAL (IRI) (dm/hm) PARA FIRMES DE NUEVA CONSTRUCCI�N

PORCENTAJE
DE HECTOMETROS
TIPO DE VIA
CALZADA DE AUTOPISTAS Y AUTOVIAS RESTO DE VIAS
50 < 1,5 < 1,5
80 < 1,8 < 2,0
100 < 2,0 < 2,5

 

TABLA 543.13 - �NDICE DE REGULARIDAD INTERNACIONAL (IRI) (dm/hm) PARA FIRMES REHABILITADOS ESTRUCTURALMENTE

PORCENTAJE
DE
HECTOMETROS
TIPO DE VIA
CALZADA DE AUTOPISTAS Y AUTOVIAS RESTO DE VIAS
ESPESOR DE RECRECIMIENTO (cm)
> 10 10 > 10 10
50 < 1,5 < 1,5 < 1,5 < 2,0
80 < 1,8 < 2,0 < 2,0 < 2,5
100 < 2,0 < 2,5 < 2,5 < 3,0

543.7.4 Macrotextura superficial y resistencia al deslizamiento

La superficie de la capa deber� presentar una textura homog�nea, uniforme y exenta de segregaciones.

La macrotextura superficial, seg�n la NLT-335, y la resistencia al deslizamiento, seg�n la NLT-336, deber�n cumplir los l�mites establecidos en la tabla 543.14.

TABLA 543.14 - MACROTEXTURA SUPERFICIAL (NLT-335) Y RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO (NLT-336) DE LAS MEZCLAS

CARACTERISTICA TIPO DE MEZCLA
M F
MACROTEXTURA SUPERFICIAL (*) Valor m�nimo (mm) 1,5 1,1
RESISTENCIA AL DESLIZAMIENTO (**) CRT m�nimo (%) 60 65

(*) Medida antes de la puesta en servicio de la capa.

(**) Medida una vez transcurridos dos meses de la puesta en servicio de la capa.

543.8 LIMITACIONES DE LA EJECUCION

Salvo autorizaci�n expresa del Director de las Obras, no se permitir� la puesta en obra de la mezcla bituminosa en caliente:

Se podr� abrir a la circulaci�n la capa ejecutada tan pronto como alcance una temperatura de sesenta grados Celsius (60o C), evitando las paradas y cambios de direcci�n sobre la mezcla reci�n extendida hasta que �sta alcance la temperatura ambiente.

543.9 CONTROL DE CALIDAD

543.9.1 Control de procedencia de los materiales

543.9.1.1 Control de procedencia del ligante hidrocarbonado

El ligante hidrocarbonado deber� cumplir las especificaciones establecidas en el apartado 211.4 del art�culo 211 de este Pliego o 215.4 del art�culo 215 de este Pliego, seg�n el tipo de ligante hidrocarbonado a emplear.

543.9.1.2 Control de procedencia de los �ridos

Si con los �ridos se aportara certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones obligatorias de este art�culo o documento acreditativo de la homologaci�n de la marca, sello o distintivo de calidad del �rido, seg�n lo indicado en el apartado 543.12, los criterios descritos a continuaci�n para realizar el control de procedencia de los �ridos no ser�n de aplicaci�n obligatoria, sin perjuicio de las facultades que corresponden al Director de las Obras.

En el supuesto de no cumplirse las condiciones indicadas en el p�rrafo anterior, de cada procedencia del �rido, y para cualquier volumen de producci�n previsto, se tomar�n cuatro (4) muestras, seg�n la UNE-EN 932-1, y de cada fracci�n de ellas se determinar�:

El Director de las Obras podr� ordenar la repetici�n de estos ensayos con nuevas muestras, y la realizaci�n de los siguientes ensayos adicionales:

543.9.1.3 Control de procedencia del polvo mineral de aportaci�n

Si con el polvo mineral se aportara certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones obligatorias de este art�culo o documento acreditativo de la homologaci�n de la marca, sello o distintivo de calidad del polvo mineral, seg�n lo indicado en el apartado 543.12, los criterios descritos a continuaci�n para realizar el control de procedencia del polvo mineral no ser�n de aplicaci�n obligatoria, sin perjuicio de las facultades que corresponden al Director de las Obras.

En el supuesto de no cumplirse las condiciones indicadas en el p�rrafo anterior, de cada procedencia del polvo mineral de aportaci�n, y para cualquier volumen de producci�n previsto, se tomar�n cuatro (4) muestras y con ellas se determinar� la densidad aparente, seg�n la NLT-176.

543.9.2 Control de calidad de los materiales

543.9.2.1 Control de calidad de los ligantes hidrocarbonados

El ligante hidrocarbonado deber� cumplir las especificaciones establecidas en el apartado 211.5 del art�culo 211 de este Pliego o 215.5 del art�culo 215 de este Pliego, seg�n el tipo de ligante hidrocarbonado a emplear.

543.9.2.2 Control de calidad de los �ridos

Se examinar� la descarga al acopio o alimentaci�n de tolvas en fr�o, desechando los �ridos que, a simple vista, presenten restos de tierra vegetal, materia org�nica o tama�os superiores al m�ximo. Se acopiar�n, aparte, aqu�llos que presenten alguna anomal�a de aspecto, tal como distinta coloraci�n, segregaci�n, lajas, plasticidad, etc.

Se vigilar� la altura de los acopios y el estado de sus separadores y de los accesos a los mismos.

Con cada fracci�n de �rido que se produzca o reciba, se realizar�n los siguientes ensayos:

543.9.2.3 Control de calidad del polvo mineral de aportaci�n

En cada partida que se reciba, se realizar�n los siguientes ensayos:

543.9.3 Control de ejecuci�n

543.9.3.1 Fabricaci�n

Se tomar� diariamente un m�nimo de dos (2) muestras, seg�n la UNE-EN 932-1, una por la ma�ana y otra por la tarde, de la mezcla de �ridos en fr�o antes de su entrada en el secador, y con ellas se efectuar�n los siguientes ensayos:

En centrales de mezcla continua se calibrar� diariamente el flujo de la cinta suministradora de �ridos, deteni�ndola cargada de �ridos, y recogiendo y pesando el material existente en una longitud elegida.

Las tolerancias admisibles, en m�s o en menos, respecto a la granulometr�a de la f�rmula de trabajo, ser�n las siguientes, referidas a la masa total de �ridos (incluido el polvo mineral):

Se tomar� diariamente al menos una (1) muestra de la mezcla de �ridos en caliente y se determinar� su granulometr�a, seg�n la UNE-EN 933-1, que cumplir� las tolerancias indicadas en el p�rrafo anterior. Al menos semanalmente, se verificar� la precisi�n de las b�sculas de dosificaci�n, y el correcto funcionamiento de los indicadores de temperatura de los �ridos y del ligante hidrocarbonado.

Se tomar�n muestras a la descarga del mezclador, y con ellas se efectuar�n los siguientes ensayos:

Se considerar� como lote el volumen de material que resulte de aplicar los criterios del apartado 543.9.4.

La tolerancia admisible, en m�s o en menos, respecto de la dotaci�n de ligante hidrocarbonado de la f�rmula de trabajo, ser� del tres por mil (0,3%) en masa, del total de �ridos (incluido el polvo mineral), sin bajar del m�nimo especificado en el apartado 543.3.

543.9.3.2 Puesta en obra

543.9.3.2.1 Extensi�n

Se medir� la temperatura ambiente para tener en cuenta las limitaciones que se fijan en el apartado 543.8.

Antes de verter la mezcla del elemento de transporte en la tolva de la extendedora, se comprobar� su aspecto y se medir� su temperatura.

Se comprobar� frecuentemente el espesor extendido, mediante un punz�n graduado.

543.9.3.2.2 Compactaci�n

Se comprobar� la composici�n y forma de actuaci�n del equipo de compactaci�n, verificando:

En mezclas tipo M, se comprobar� con la frecuencia que sea precisa la permeabilidad de la capa durante su compactaci�n, seg�n la NLT-327.

Al terminar la compactaci�n se medir� la temperatura en la superficie de la capa.

543.9.4 Control de recepci�n de la unidad terminada

Se considerar� como lote, que se aceptar� o rechazar� en bloque, al menor que resulte de aplicar los tres (3) criterios siguientes:

En el caso de las mezclas tipo F se extraer�n testigos en puntos aleatoriamente elegidos, en n�mero no inferior a cinco (5) y se determinar� la dotaci�n media de mezcla o la densidad aparente de la probeta y el espesor de la capa. En el caso de las mezclas tipo M la dotaci�n media de mezcla se comprobar� por divisi�n de la masa total de los materiales correspondientes a cada carga, medida por diferencia de peso del cami�n antes y despu�s de cargarlo, por la superficie realmente tratada, medida sobre el terreno. Para ello se deber� disponer de una b�scula convenientemente contrastada.

En mezclas tipo M, con espesores iguales o superiores a dos cent�metros y medio (2,5 cm) se extraer�n testigos en puntos aleatoriamente elegidos, en n�mero no inferior a cinco (5) y se determinar� su densidad y porcentaje de huecos.

Se controlar� la regularidad superficial del lote a partir de las veinticuatro horas (24 h) de su ejecuci�n mediante la determinaci�n del �ndice de regularidad internacional (IRI), seg�n la NLT-330, que deber� cumplir lo especificado en el apartado 543.7.3. La comprobaci�n de la regularidad superficial de toda la longitud de la obra tendr� lugar adem�s antes de la recepci�n definitiva de las obras.

Se realizar�n los ensayos siguientes, que deber�n cumplir lo establecido en la tabla 543.14:

543.10 CRITERIOS DE ACEPTACION O RECHAZO

543.10.1 Dotaci�n

La dotaci�n media de mezcla obtenida en el lote, seg�n lo indicado en el apartado 543.9.4, no podr� ser inferior a la especificada en la f�rmula de trabajo, y, adem�s, no m�s de dos (2) muestras podr�n presentar resultados individuales inferiores al noventa y cinco por ciento (95%) de la dotaci�n media de mezcla especificada.

Si la dotaci�n media de mezcla obtenida es inferior a la especificada en la f�rmula de trabajo, se proceder� de la siguiente manera:

En mezclas tipo M, con espesores iguales o superiores a dos cent�metros y medio (2,5 cm), la media del porcentaje de huecos en mezcla no deber� diferir en m�s de dos (2) puntos porcentuales de los valores establecidos en la f�rmula de trabajo ; no m�s de tres (3) individuos de la muestra ensayada podr�n presentar resultados individuales que difieran de los establecidos en m�s de tres (3) puntos porcentuales.

En mezclas tipo M, si la media del porcentaje de huecos en mezcla difiere de los valores establecidos en la f�rmula de trabajo en m�s de dos (2) puntos porcentuales, se proceder� de la siguiente manera:

543.10.2 Espesor

El espesor medio por lote no deber� ser inferior al previsto en los Planos del Proyecto, y, adem�s, no m�s de dos (2) muestras podr�n presentar resultados individuales inferiores al noventa por ciento (90%) del espesor especificado.

Si el espesor medio obtenido en la capa fuera inferior al especificado en el apartado 543.7.2, se rechazar� la capa debiendo el Contratista por su cuenta levantar la capa mediante fresado y reponerla.

543.10.3 Regularidad superficial

Si los resultados de la regularidad superficial de la capa acabada exceden los l�mites establecidos en el apar tado 543.7.3, se demoler� el lote y se retirar� a vertedero por cuenta del Contratista.

543.10.4 Macrotextura superficial y resistencia al deslizamiento

El resultado medio del ensayo de la medida de la macrotextura superficial no deber� resultar inferior al valor previsto en la tabla 543.14. No m�s de un (1) individuo de la muestra ensayada podr� presentar un resultado individual inferior a dicho valor en m�s del veinticinco por ciento (25%) del mismo.

Si el resultado medio del ensayo de la medida de la macrotextura superficial resulta inferior al valor previsto en la tabla 543.14, se proceder� de la siguiente manera:

El resultado medio del ensayo de la determinaci�n de la resistencia al deslizamiento no deber� ser inferior al valor previsto en la tabla 543.14. No m�s de un (1) individuo de la muestra ensayada podr� presentar un resultado individual inferior a dicho valor en m�s de cinco unidades (5).

Si el resultado medio del ensayo de determinaci�n de la resistencia al deslizamiento resulta inferior al valor previsto en la tabla 543.14, se proceder� de la siguiente manera: Si el resultado medio del ensayo de determinaci�n de la resistencia al deslizamiento resulta superior al noventa por ciento (90%) del valor previsto en la tabla 543.14, se aplicar� una penalizaci�n econ�mica del diez por ciento (10%).

Si el resultado medio del ensayo de determinaci�n de la resistencia al deslizamiento resulta inferior al noventa por ciento (90%) del valor previsto en la tabla 543.14, se extender� una nueva capa de rodadura por cuenta del Contratista.

543.11 MEDICION Y ABONO

�nicamente cuando la capa de asiento construida no est� incluida en el mismo Contrato, se podr� abonar la comprobaci�n y, en su caso, reparaci�n de la superficie existente, por metros cuadrados (m2) realmente ejecutados.

En el resto de los casos la preparaci�n de la superficie existente no ser� objeto de abono, ni se incluir� en esta unidad de obra. El riego de adherencia se abonar� seg�n lo prescrito en el art�culo 531, riegos de adherencia, de este Pliego.

La fabricaci�n y puesta en obra de una capa de rodadura de mezcla bituminosa discontinua en caliente de peque�o espesor se abonar� por metros cuadrados (m2) obtenidos multiplicando, la anchura se�alada para la capa en los Planos del Proyecto, por la longitud realmente ejecutada. Este abono incluir� los �ridos, el polvo mineral, las adiciones y todas las operaciones de acopio, preparaci�n, fabricaci�n, puesta en obra y terminaci�n. No ser�n de abono las creces laterales.

El ligante hidrocarbonado empleado en la fabricaci�n de mezclas bituminosas discontin�as en caliente se abonar� por toneladas (t), obtenidas multiplicando, la medici�n abonable de fabricaci�n y puesta en obra, por la dotaci�n media de ligante deducida de los ensayos de control de cada lote. En ning�n caso ser� de abono el empleo de activantes o aditivos.

El polvo mineral de aportaci�n y las adiciones s�lo se abonar�n si lo prev� expl�citamente el Pliego de Prescripciones T�cnicas Particulares y el Cuadro de Precios del Proyecto. Su abono se har� por toneladas (t), obtenidas multiplicando, la medici�n abonable de fabricaci�n y puesta en obra de cada lote, por la dotaci�n media en la mezcla resultante.

543.12 ESPECIFICACIONES TECNICAS Y DISTINTIVOS DE CALIDAD

El cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias requeridas a los productos contemplados en este art�culo, se podr� acreditar por medio del correspondiente certificado que, cuando dichas especificaciones est�n establecidas exclusivamente por referencia a normas, podr� estar constituido por un certificado de conformidad a dichas normas.

Si los referidos productos disponen de una marca, sello o distintivo de calidad que asegure el cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo, se reconocer� como tal cuando dicho distintivo est� homologado por la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento.

El certificado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones t�cnicas obligatorias de este art�culo podr� ser otorgado por las Administraciones P�blicas competentes en materia de carreteras, la Direcci�n General de Carreteras del Ministerio de Fomento (seg�n �mbito) o los Organismos espa�oles -p�blicos y privados- autorizados para realizar tareas de certificaci�n o ensayos en el �mbito de los materiales, sistemas y procesos industriales, conforme al Real Decreto 2200/95, de 28 de diciembre.

NORMAS REFERIDAS EN ESTE ARTICULO
A la pagina inicial del PG-3 A la pagina inicial de WWW.CARRETERAS:ORG